Fecha de publicación: 02/12/2020

El regreso keniano

Yo solía ​​ver el maratón de São Silvestre y otros eventos similares en la televisión y me preguntaba por qué los kenianos siempre estaban en el podio y casi siempre en el lugar más alto. Confieso que me quedaba con rabia cuando los vi llegar aquí y llevarse los premios que en mi cabeza de niño deberían ser obligatoriamente de los atletas brasileños. Pero no por eso dejé de admirar la desenvoltura y resistencia de aquellos excelentes velocistas africanos. La segunda pregunta que me vino a la mente fue: ¿cómo lo consiguen?

Entre algunas explicaciones que pretendían ser humorísticas estaba que ellos están acostumbrados a correr así para cazar ñúes, cebras e impalas y a escapar de leones, leopardos y hienas. Me gustaría abrir un breve paréntesis para hacer justicia a los etíopes que corren tan bien como a los kenianos, pero que tienen menos protagonismo en los deportes y los medios de comunicación, por lo que solo me enfocare en los atletas de Kenia.

El doctor en fisiología Turíbio Barros define en uno de sus artículos ocho puntos que pueden explicar esta habilidad. Entre sus notas se encuentra el alto índice de hemoglobina, así como una genética privilegiada por el medio ambiente. Para él, la iniciación temprana a actividades físicas prolongadas alineada a una mecánica corporal perfeccionada y entrenamiento muscular acostumbrado a la resistencia son pilares importantes de esta característica única de los kenianos. No podemos olvidar la dieta rica en carbohidratos y altamente calórica y vivir en un país de altitud relativamente elevada. Barros enumera por último la motivación de cambiar su vida como otra explicación para este éxito.

Adauto Domingues, entrenador de Marílson dos Santos, bicampeón del maratón de Nueva York en 2006 y 2008, dijo sobre los kenianos que no “es posible aislar un solo punto” y agrega que la geografía del país los impulsa a tener esta resistencia en largas distancias. Cualquiera que sea la fórmula para que estos atletas alcancen este nivel de preparación, debemos inspirarnos en la forma en que corren y no en por qué corren de esa manera.

He visto a mucha gente decir que cuando se corre un maratón hay que empezar despacio, con un pequeño trote y dar un empujón de velocidad en las partes finales de la competición. También hay quienes dicen que la mejor estrategia es darlo todo al principio para conseguir distancia y después de eso, simplemente manejar la ventaja. No soy un experto para decir cuál es la mejor manera de ganar un maratón, después de todo soy una auténtica tortuga para correr, puedo afirmar plenamente que el método keniano es mejor.

Ellos corren al mismo ritmo desde el principio hasta el final. Su resistencia les permite mantener el mismo ritmo y seguir corriendo de forma constante y sin oscilaciones, sin motivo para preocuparse por las reservas de energía o el momento de explotar a gran velocidad. Esto se llama consistencia y este método se puede utilizar para todos y cada uno de los sectores de nuestras vidas.

En este momento común en el que vivimos alejados de nuestras actividades presenciales debido a la pandemia y en otros tiempos pasados ​​y por venir, necesitamos consistencia en nuestras actividades. La falta de regularidad en las reuniones y otros logros a menudo nos deja en el ostracismo e incluso provoca el cierre de clubes, además de la evasión de los participantes. Es común que, al pasar por momentos como este, muchas direcciones se dediquen a elaborar planes y eventos de avivamiento que se conviertan en mega eventos con la esperanza de que el frenesí de llamamientos y videos llenos de motivación duren todo el año.

Equipo, todos estos fuegos artificiales serán inútiles y el entusiasmo puede terminar junto con el olor de la pólvora. Si su club no lo ha sido antes, por favor sea consistente de ahora en adelante. Reinvéntense, utilice al máximo las redes sociales y la tecnología durante estos tiempos de distanciamiento. Visita a los Conquistadores sin la necesidad de entrar en su casa. Haga la visita a la puerta, pero por favor mantenga el lazo. Y cuando todo esto termine, por favor deja de lado los grandes eventos y asegúrate de que, incluso sin ruido, ni pompa, siempre se esté realizando algo.

La consistencia es una palabra para el regreso a nuestras actividades regulares. Al regresar, que sea un regreso keniano, con un buen ritmo y así no serán necesarias las explosiones de velocidad en la salida, porque donde falta consistencia, puede no haber llegada.

 

Referencias:

http://globoesporte.globo.com/eu-atleta/saude/noticia/2015/05/o-que-faz-corredores-africanos-serem-tao-bons-explicacao-em-8-fatores.html

http://temas.folha.uol.com.br/potencias/atletismo-quenia/medalhista-olimpico-diz-que-exigencia-levou-ao-sucesso-do-quenia-prata-nao-vale-nada.shtml

Pablo Rios

Pablo Rios