¿Qué tipo de líder eres tú?Fecha de publicación: 08/09/2020

¿Qué tipo de líder eres tú?

“... Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.” (Mateo 19:22-24).

El 13 de enero de 2012, muchas personas realizaron un paseo memorable. Fue uno de los mejores buques del mundo en un hermoso recorrido por el mar Mediterráneo. Sin embargo, los pasajeros del buque sintieron en medio de la noche un golpe fuerte en un momento que, según los pasajeros, se encontraban en una fiesta tocando incluso la música de la famosa película TITANIC en el momento del golpe. Em seguida, los pasajeros escuchan la voz tranquila del comandante por los parlantes diciendo que no era gran cosa y que todos podían continuar con sus actividades normales, pero no esperaban que en realidad hubiera sido un gran accidente.

El daño al casco del Costa Concordia fue irreversible. Todo esto sucedió por el simple hecho de que el capitán desobedeció la regla de acercarse demasiado a la costa para hacer propaganda del barco a los turistas en la playa y ocultar el accidente durante un largo período, siguiendo el viaje como si nada hubiera pasado. Sin embargo, el daño del barco se incrementó considerablemente y el comandante, quien debió apreciar la salvación de los pasajeros y la tripulación, abandonó inmediatamente el barco a la deriva en medio de la madrugada, dejando atrás a decenas de personas que en las próximas horas no saldrían con vida de aquel barco.

En el versículo bíblico de hoy vemos la historia del joven rico que se apartó tristemente de Jesús porque no tuvo el valor de abandonar sus bienes materiales. Algunos teóricos bíblicos buscan minimizar el efecto de la fuerza del versículo bíblico de hoy, con la posibilidad de haber tenido una confusión en la traducción de las palabras camello (kámelos) y el cabo de un barco (kámilos) o incluso refiriéndose a una puerta lateral de los muros de Jerusalén que se llamaba entonces, en Siria, "aguja". Independientemente de cuál sea la interpretación, Jesús les estaba dando una lección a los discípulos y a nosotros de que debemos estar siempre atentos, como mirar a Cristo y no a los bienes materiales.

¿Y tú querido líder? ¿Qué tipo de líder eres en el camino que lleva a tus niños hacia la Ciudad Santa? ¿Será que eres como el viejo capitán que estaba más preocupado por los detalles alrededor del club y por "lo que los demás van a pensar" o estás realmente preocupado por la salvación de tus aventureros y conquistadores? La misión de nuestro club es “Salvar del pecado y guiar en el servicio” y por eso no podemos ser líderes que permitan que nuestros liderados se ahoguen en el mar del pecado. Cristo te ha invitado a liderar a su pueblo y ciertamente él dará sabiduría y ayudará a los que están comprometidos en esta misión. ¿Qué tal si oras a Cristo ahora pidiendo esta sabiduría?

Rafael Oliveira

Rafael Oliveira